Qué hacemos

Educación

Acción Social CSD

La Congregación Santo Domingo vive en la educación de niños y jóvenes la misión dominicana de la predicación y se integra así en la acción evangelizadora de la Iglesia. Hoy, con nuevos medios, nuevos métodos y abiertas a nuevos escenarios, seguimos empeñadas en esta misión de evangelizar educando, que cuenta en nuestros orígenes fundacionales con tradición de siglos y ha sido una constante en el transcurso de nuestra historia y un legado de nuestra fundadora. En la educación encontramos un medio privilegiado para afrontar con sabiduría, equilibrio y audacia las transformaciones sociales que necesita nuestro mundo, y nos sentimos llamadas a hacer de ella una tarea profundamente humanizadora.

Nuestra propuesta educativa

Nuestra propuesta educativa, inspirada en el Evangelio, en las orientaciones de la Iglesia Católica y en el carisma dominicano, ofrece una formación abierta a la transcendencia, convencidas de que la vivencia de la fe cristiana enriquece y plenifica al ser humano. Toda la actividad realizada en nuestros centros se dirige hacia la búsqueda de la Verdad, propiciando el diálogo fe, cultura y vida, y haciendo del estudio, no mera acumulación de saberes, sino un proceso responsable de construcción del conocimiento, que lleve al compromiso social.

En el acontecer diario, la vida de los centros se desarrolla con auténtico sentido de comunidad, creando y fortaleciendo lazos de unión entre los distintos estamentos constituyentes de la comunidad educativa, que ha de caracterizarse por:

  • La unidad y cohesión entre sus miembros.
  • La participación responsable en las tareas del centro.
  • La calidad en las relaciones interpersonales.
  • La ilusión y entrega a la labor educativa.

Principios

Nuestra acción educativa se fundamenta en los siguientes principios:

  • El derecho a recibir educación es universal y alcanza a toda persona. De ahí nuestro interés en ofrecer a todos una formación humana y espiritual que les permita desarrollar sus aptitudes y su sentido de responsabilidad moral y social, para poder integrarse con plenitud de derechos y deberes en la sociedad.
  • Los padres son los primeros y principales responsables de la educación de sus hijos. El colegio colabora con las familias ofreciendo las mejores condiciones para el pleno desarrollo de la personalidad de sus alumnos.
  • La concepción de la tarea educativa, según propuesta original de la Madre Teresa, como labor de equipo y resultado del trabajo de todos los miembros de la comunidad educativa, promoviendo un ambiente de libertad responsable y de mutuo respeto.

Finalidades

Con nuestra presencia en el campo educativo nos proponemos las siguientes finalidades:

  • Conseguir los objetivos de todo centro educativo escolar, orientados siempre a la formación integral de los alumnos, adoptando un estilo propio, con carácter específicamente evangelizador, que desde los criterios propuestos por la Madre Teresa en su Reglamento formulamos como: lograr en nuestros alumnos el desarrollo integral y armónico de una personalidad cristiana.
  • Desde la perspectiva dada por Jesucristo acerca del hombre, del mundo y de la vida, adquirir una concepción de la persona humana propia del humanismo cristiano, que se manifiesta en una triple apertura y acogida:
  • A Dios, viviendo con Él una relación filial y aceptando su plan de salvación.
  • A los demás, aceptando y respetando las diferencias, viviendo la solidaridad y el servicio, construyendo la fraternidad universal a la que estamos llamados como hijos de un mismo Padre, Dios.
  • Al mundo, siendo críticos ante la sociedad en que vivimos y sintiéndonos responsables de su transformación. Comprometidos con el cuidado de la Tierra como casa común, adoptando actitudes que propician un desarrollo sostenible e implicándonos en cuanto favorece el bien común.