Pastoral

VOCACION

PASTORAL

“Id pues y haced discípulos”  (Mt  18,19).

“Ser testigos de esperanza y presencia significativa del Reino” (Actas XX Capítulo General n. 24).

La llamada a la evangelización nos desafía a llevar la Buena Noticia al mundo de hoy y hacerlo de un modo profético. Vivimos para la misión y somos llamadas a ser predicadoras de la verdad, de la paz, de la justicia, de la esperanza. Es por ello que, en la Congregación Santo Domingo, vivimos la pastoral desde el testimonio personal, el compromiso comunitario y la acción evangelizadora.

Los rasgos que la caracterizan son:

  1. Una pastoral profética e itinerante, “en salida” a la realidad en la que cada comunidad y obra está inserta, comunidades y equipos pastorales que oran y disciernen sobre su misión.
  2. Una pastoral de presencia, desde una espiritualidad de comunión, acogida y acompañamiento, siendo cada lugar, y la presencia de cada hermana, un “espacio de encuentro y de evangelización” (Actas XX Capítulo General n. 25)
  3. Una pastoral del cuidado, donde la compasión, la actitud de servicio, la sencillez y la cercanía, nos permiten ser testigos de las luchas y sufrimientos, los sueños y proyectos donde se va construyendo un futuro digno y esperanzador para todos, especialmente los más frágiles.
  4. Una pastoral audaz y creativa, para buscar siempre nuevas formas y nuevos espacios, en los que vivir y compartir la Palabra, la invitación de Jesús a construir el Reino de Dios.

En el desarrollo de la acción pastoral privilegiamos dos grandes ámbitos:

  • La Pastoral Juvenil y Vocacional. Niños, adolescentes y jóvenes están especialmente invitados a descubrir la presencia de Jesucristo en sus vidas, y a escuchar y responder a la llamada que hace a cada uno a ser parte activa en el anuncio de esa Buena Noticia de fraternidad y vida que es el Evangelio.
  • La pastoral en la Iglesia Local y Diocesana. Nos integramos y acompañamos a las comunidades parroquiales y grupos diocesanos en la tarea catequética, litúrgica y caritativa.