Qué hacemos

Acción social

Acción Social en Cuba

«Id por todo el mundo, anunciad la Buena Noticia a toda la creación» (Mc 16,15) porque «toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios» (Rm 8,19).

 

Junto a este mandato de Jesús, el Papa Francisco nos invita a ser Iglesia “en salida” pobre, para los pobres, como el gran desafío de la pastoral social durante su pontificado. “La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad” (E.G. 46).

Desde esta doble invitación, nos planteamos nuestra acción-pastoral social en los distintos países donde estamos presentes. Acción social que no alcanza solo a las actividades que se llevan a cabo en las obras de carácter social, sino también a la actitud desde dónde nos acercamos hoy a las situaciones de más pobreza (material, humana y espiritual). El punto de partida debe ser siempre el amor, un amor de entrega y acogida a aquellas situaciones personales y sociales a las que estamos llamadas a llevar la Buena Noticia del Evangelio, para que la realidad se vaya transformando en semillas del Reino.

La Congregación Santo Domingo fundamenta además su acción social evangelizadora en cinco ejes que tienen su origen en el espíritu apostólico de nuestra fundadora Teresa Titos y de la comunidad fundante. Son los siguientes:

  • La promoción y desarrollo integral de niños/as y jóvenes de los centros educativos, de acción social y de pastoral.
  • El compromiso por la promoción de la mujer, y su cualificación para desempeñar dignamente la misión que precisa de ella la familia y la sociedad.
  • La defensa de la dignidad de la persona y los derechos humanos participando en proyectos y organizaciones públicas o privadas.
  • El incentivar la acción social a través del voluntariado y la colaboración con diversas entidades como Cáritas, Manos Unidas, centros de acción social de cada localidad…
  • La responsabilidad en el uso de los recursos de la naturaleza y el compromiso con el cuidado de la casa común, y el trabajo por la justicia y paz.

Toda nuestra acción social está encarnada en la realidad y va unida a nuestra acción evangelizadora partiendo de nuestro propio testimonio cristiano y dominicano. En nuestras acciones pretendemos acompañar a los más vulnerables de la sociedad, mostrando siempre el rostro misericordioso de Dios Padre.