Pastoral

Vocacional

JOVENES AFRICANAS

Comunidad Noviciado Santo Domingo (Etoug-Ebé-Yaoundé/Camerún)

Queridas hermanas:

Quiero compartir con vosotras la experiencia de nuestro Noviciado en Africa (Yaundé-Camerún). Desde finales de este mes de julio, estamos en una nueva casa, con una nueva comunidad. Agradecemos enormemente a la congregación el esfuerzo el poder disponer de este espacio, en un lugar con buenas para la formación de religiosos, y posibilita el encuentro como Familia Dominicana. La comunidad está compuesta por 05 hermanas (04 de votos perpetuos y 01 juniora de 3er año de votos temporales): interesante que entre novicias y hermanas estamos 05 nacionalidades diferentes (02 camerunesas, 05 congoleñas, 01 española, 01 venezolana y 01 colombiana).

Desde que las acompaño, descubro en ellas una buena disposición para dejarse trabajar por Dios, desde su amor. Son caracteres muy distintos, pero están aprendiendo a vivirlo desde la complementariedad y desde la fe. Ellas mismas expresan en su agradecimiento a Dios y su sorpresa de descubrir cómo hoy sus aspiraciones y sus inquietudes han cambiado tanto de lo que querían hace unos años. Descubren que no hay tantas cosas necesarias como pensaban, que es Dios quien trabaja en la persona, cuando uno se deja. Y que se sienten felices así.

¡Qué bonito ver cómo privilegian ese encuentro con Dios, y cómo Él les serena cuando tienen un problema, les devuelve la alegría, les da la fuerza ante conflictos que pueden vivir (personales, comunitarios, familiares). ¡Qué bonito ver cómo quieren vivir imitando lo que vivía Jesús, cómo estaba con la gente, con los pobres, cómo vivía su relación con Dios…, aunque las fragilidades humanas les puedan en muchos momentos! Agradezco a Dios y a la congregación que nos permitan ser instrumentos para que otras jóvenes descubran este camino de felicidad y para que sientan también ese deseo de entregarse a Él, de darse a los demás.

Un abrazo fuerte, 

Josibeth